Saltar al contenido

Características de la Luna



Características de la Luna
5 (100%) 1 voto[s]

La Luna es el único satélite natural de la Tierra. Se formó prácticamente al mismo tiempo que la Tierra con el surgimiento del Universo.

Por su cercanía con el planeta Tierra, es el objeto más grande y más brillante en el cielo nocturno terrestre. Siendo la quinta luna más grande del sistema solar.

El nombre de la luna viene del latín, Luna , y fue utilizado para indicar el satélite natural de la Tierra, porque al principio era la única luna conocida. Fue en 1610 cuando Galileo Galilei descubrió que existían otras lunas en el sistema solar.

Origen de la Luna

La teoría más aceptada para el origen de la Luna señala que surgió de la colisión de un cuerpo celestial con dimensiones similares a las de Marte y la Tierra, hace unos 4,5 mil millones años.

Las detritos de la explosión serían los formadores del satélite, que inicialmente presentaban un montón de material fundido. A lo largo del tiempo, este material se fue cristalizando y formando el satélite que conocemos hoy en día.

Características principales de la luna

La masa de la luna es 7, 35,1022 kg y corresponde, aproximadamente al 1,23% de la masa de la tierra. Su diámetro es de 3 475 km, que es 3,67 veces menor que el diámetro de la tierra.

La distancia media entre la Luna y la Tierra es de 384 400 km. Esta es una distancia muy grande. Para tener una idea, podríamos colocar 30 planetas del tamaño de la Tierra alineados entre ellos.

Los estudios muestran que la Luna se aleja 3,78 cm por año de la Tierra. Este hecho hace que los días en la Tierra sean más largos.

La gravedad de la luna es de 1,62 m/s2. Esto hace que el peso de una persona en la luna corresponda a 0,166 de su peso sobre la tierra.

La temperatura en su superficie puede alcanzar cerca de 127 ºC cuando es iluminada por el Sol y -173 ºC cuando está sin iluminación.

El hecho de que la Luna presente una fina capa de atmósfera, explica esta variación de temperatura. Además, la escasa atmósfera no ofrece ninguna protección a los rayos solares.

La carencia de una atmósfera más gruesa también explica la superficie lunar que presenta con innumerables cráteres, resultando de impactos continuos con los meteoritos y los asteroides.

La Luna gira alrededor de su propio eje (movimiento de rotación) con la misma velocidad que gira alrededor de la Tierra. Por eso, de la Tierra siempre vemos la misma cara de la Luna.

Su periodo de rotación alrededor de la tierra es de 27 días terrestres, pero tarda 29 días en alcanzar la misma posición en relación al sol.

Estructura y composición

La Luna está formada por núcleo, corteza y manto. El núcleo es sólido y rico en hierro. Su radio es de aproximadamente 240 km.

El manto, que es la capa intermedia entre el núcleo y la corteza, está formado básicamente por magnesio, hierro, silicio y oxígeno.

En la corteza lunar encontramos oxígeno, silicio, magnesio, hierro, calcio, aluminio y pequeñas cantidades de titanio, uranio, torio, potasio e hidrógeno.

Influencia sobre las mareas

Sin la existencia de la Luna, la Tierra no tendría mareas. El fenómeno en los mares ocurre como consecuencia de la fuerza de atracción gravitacional ejercida por el satélite natural y por el Sol.

Esta fuerza es proporcional a las masas de los cuerpos implicados e inversamente proporcional a la distancia entre ellos. En este caso la masa del Sol es mucho mayor que la masa de la Luna.

Sin embargo, la menor distancia entre la Luna y la Tierra, hace que la fuerza ejercida por nuestro satélite sea el doble de la fuerza ejercida por el Sol.

En realidad, la marea es el resultado de la combinación de las fuerzas ejercidas tanto por la Luna, como por el Sol, en función de sus posiciones relativas a la Tierra.

En la Luna llena y en la Luna nueva, las dos fuerzas se suman formando mareas más altas y mareas bajas más bajas. En el cuarto creciente y en el cuarto menguante ese efecto recién es atenuado.

mareas
Efecto de la posición del sol y la luna en las mareas

Fases de la luna

La Luna no tiene luz propia, sin embargo, hemos podido verla brillante porque refleja la luz proveniente del Sol. Así, de acuerdo con su posición en relación al Sol y la Tierra, la veremos iluminada de diferentes maneras.

Estas diferentes maneras se llaman fases de la Luna. En función del ángulo de incidencia de la luz solar sobre su superficie tenemos cuatro fases distintas que son: luna creciente, nueva, menguante y llena.

Vídeo

El vídeo producido por la NASA, en donde hace un paseo por la luna, mostrando increíbles imágenes. ¡No te lo puedes perder!

[su_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=EnZnqJ1hdiU”]